23 de noviembre de 2011

Un modelo a seguir.


R.P. Félix Vaquero Manjón. Nacido en Pobladura de Aliste el día 27 de Marzo del año 1912, hijo de Bernardo Vaquero y Manuela Manjón, su vida fue dedicada en cuerpo y alma al sacerdocio. Era de la congregación del CORAZÓN DE MARÍA. él día 25 de Julio de 1939 después de haber sido ordenado sacerdote, cantó su primera misa. En su extensa misión por la vida estuvo en varios lugares, Castro Urdiales (Santander) cerca de 20 años en Zamora, de paso por Segovia y 34 años en el Ferrol del Caudillo ( Coruña). Hombre muy inquieto con la vocación y la dedicación a ella. También en animar a los jóvenes a seguir sus pasos, llevándose a unos cuantos jóvenes del pueblo y de la Torre para el convento cuando estaba en Segovia, de los cuales salieron sacerdotes El Padre Esteban Gago Pérez y su sobrino nuestro querido padre Félix Manjón Vaquero.
Se recuerda con mucho cariño en el pueblo por esos sermones que deleitaban a todos feligreses. En la fiesta del pueblo acudía siempre que podía.
La última misa en la que participó en el pueblo fue el día 14 de agosto de 1994 coincidiendo con la inauguración de la restauración de la iglesia.
Los últimos años de su vida los paso en una residencia de su congregación en León, falleciendo el día 20 de octubre de 2004 a los 92 años. D.E.P.

Estas poesías que vamos a mostrar, son algunas de las muchas que hizo, son del año 1942 y salieron publicadas en un almanaque (calendario) “ EL GUINDAL” en la hoja del día 3 de julio.” LA PARRA” esta se desconoce la fecha.




EL GUINDAL

En el huerto de la puente
Lo plantaron mis abuelos,
Cuando el sol enrojecido
Se adormecía en su lecho.
Creció tan alto, tan alto,
Creció tan recto, tan recto…
Que tuvieran le por rey
Los guindales de mi pueblo.
Su ramaje salpicado
De su fruto, rojo intenso
Era lluvia de rubíes
En manto de terciopelo.
A su fronda mis hermanos
Íbamos todos subiendo
A coger su dulce fruto,
Cantando como jilgueros.
Si alguna ventana, un mozo
Adornar quería presto,
Iba a cortar un ramico
De aquel guindal de mi huerto.
¡Guindal florido y esbelto
Recuerdo de mis abuelos!
Ya no vi tu frente altiva
Como antaño desde lejos;
Cual si alargarla quisieras
Para mirarme el primero.
Te cortaron una tarde
Cuando el sol iba muriendo;
Y cual monarca vencido
Yaces tendido en el suelo.
Hermano, en el mismo sitio,
Planta otro guindal de nuevo,
Que hable de ti a tus hijitos,
Que ser el señor del huerto.
Autor. Félix Vaquero Manjón





LA PARRA




Viajero si por mi puerta
Acaso pasas,
Verás dos toscos poyos
De piedras blancas.
Por la pared oscura
Trepa una parra,
Que presenta a mi casita
Verde guirnalda.
De castaño una puerta
Muy bien labrada
Otra de roble añoso
Que al patio llaman.
En el patio hay un pozo
De fresca agua,
El yugo, las coyundas
Y la aguijada.
Una reluciente reja
Y unas vaquitas mansas,
¡Que pobre es mi casita,
Más respetadla!
Es el trabajo horado,
Escuela santa.

RP. Félix 
Vaquero Manjón.


La casulla de guitarra que aparece arriba fue la que llevó al ser ordenado sacerdote, y estuvo expuesta en verano junto a otras, como la del R.P. Esteban Gago, también hijo del pueblo.


I.V.
J.S.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te ha parecido esta entrada? Comenta tu opinión: