10 de octubre de 2014

Palabras de hierro: Del afán al egoísmo.

Obisparra de Pobladura (ACADA)
Principios de alistanos. Todos sabemos como desde hace décadas nuestros antepasados, entre la gente humilde, se buscaban el pan para sus hijos y para ellos. De ahí esa ayuda, esa colaboración entre pueblos y gentes, por el bien común.

Los concejos, esos días de convivencia para el arreglo de los bienes que eran para todos iguales, esos momentos de reunión del pueblo entero para un trabajo común, en el que compartir anécdotas y también almuerzo de pan y vino, común en esos días.
Y no solo eran los concejos, si no también otras cosas como la siembra, siega e incluso la construcción de una casa. eran trabajos pagados, pero nunca los movía el interés por el dinero, sino la solidaridad.

La siembra: eje principal del año. En ella se juntaban padres, hermanos, tíos... para que de manera alterna fuesen segando las tierras. Sabiendo que el que acababa antes ayudaba al que quedaba.

"Cargando los manojos de centeno" (Francisco R.C)
Pasan los años y el progreso llega a que Aliste no sea ya ese feudo olvidado del mundo, llega el progreso y con él la emigración. Pero ese no es el mal mayor.

Poco a poco los pueblos se van quedando deshabitados aunque de vez en cuando nacen ilusiones de contribuir a que esto no ocurra. Todo eso es imposible, nadie se va a acordar de ellos para darle un empujón, no es algo importante, Es mejor dejar crecer los que se desarrollan por si solos.

Y ahí se encuentran esos pequeños pueblos, cada año sus gentes son menos, de ruido llega el silencio y la soledad, hasta que son mencionados solamente por su abandono.

y ahora me pregunto ¿Dónde esta ahora esa solidaridad mutua entre débiles?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Que te ha parecido esta entrada? Comenta tu opinión: