18 de febrero de 2015

La Obisparra. Origen de nuestro origen.

La Obisparra, las mascaradas de Pobladura de Aliste, un símbolo para el pueblo y para la asociación.

En el año 2005 se comienzan a difundir por parte de la asociación con más fuerza , ya que iban cayendo en olvido. Anteriormente se había dejado de hacer algunos años por falta de actores y de entusiasmo.

Esta representación se realizaba el día de San Esteban, 26 de diciembre, por eso han sido denominadas mascaradas de invierno.
En la actualidad la obisparra se hace el día 15 de agosto por ser la fiesta del pueblo y mayor asistencia de espectadores y participantes.

Es una de las costumbres que recibe el nombre solamente de obisparra, y no lleva sobrenombres como en otros pueblos. Suele conocerse en todos los sitios así.

Cobra tanta importancia como las celebradas en todos los pueblos, tiene un mismo origen, son todas igual de antiguas, por eso no hay porque menospreciarla. Una costumbre que se lleva año tras año, por la importancia que cobra para turismo y la gente del lugar.

Los personajes están formados en grupos según la acción que llevan a cabo. Los Sembradores, El Gañan, Los Bueyes y El Arador es el grupo que va al principio.
El desfile es abierto por los sembradores que desempeñan su oficio tirando paja por las calles como si se tratase de trigo. El gañán es el que guía a los bueyes y cuida que no se escapen, para que el arador pueda realizar su trabajo. En mitad del recorrido, los bueyes se escapan corriendo, arrastrando al arador un pequeño tramo e impidiendo ser parados por el gañán. El arador arrodillado en el suelo, reza para que los animales regresen (porque aparentemente están endemoniados) y tras regresar estos continua el desfile.
Este grupo es seguido por La Filandorra y El Soldado. La filandorra es una mujer que se dedica a hilar, está soltera y tiene un hijo que descuida dándoselo a cualquier persona que lo quiera. El soldado la sigue para que cuide a su hijo y no se acerque a ningún hombre. Supuestamente, la filandorra es una hilandera (“filandera”) que trabaja en casa de un señor rico con el que tiene un hijo bastardo y él, ya que no reconoce el hijo, pone a un soldado para que se encargue de que no lo descuide.
El tercer grupo, lo compone El Ciego y sus Lazarillos. Estos van pidiendo  por las casas y entablan un diálogo con aquellos que los reciben. El ciego es recibido por personas que le dan “la limosna” a cambio que el cante una copla. En otras ocasiones los reciben pastoras que le invitan a cantar a cambio de un poco de pan y tocino.
Por último, el desfile lo cierran el gaitero, el tamborilero y una pareja de bailadores que dan un poco de ambiente festivo al desfile.

En los últimos años, se han añadido pequeñas representaciones como los procesos para tratar el lino y la lana, juegos populares, reunión de pastoras, de hilanderas…

Faltan personajes que basandose en documementos antiguos en los que figura la mascarada y en las personas mayores, poco a poco se añaden su función.

Estas mascaradas han servido como un gran orgullo por haber mantenido esta tradición tan antigua durante muchos años.






Pincha AQUÍ y entra en la "Oda al olvido" donde encontrarás muchos más vídeos de este precioso Patrimonio Inmaterial.